Los Monegros: cuna de ‘extraordinarios’ joteros

Dos cantadores oscenses han triunfado en el Certamen Oficial de Jota, repitiendo el éxito que lograron en 2017. Son Elena Casaña y Javier Badules

HERALDO DE ARAGÓN.- Los Monegros es tierra de grandes joteros. Lo fue en el pasado y lo es en el presente. El cantador José Antonio Villellas, natural de Capdesaso, tiene una jota en la que eleva a la categoría de abuelo al gran Fidel Seral, hijo adoptivo de Tardienta, al considerar a una de sus más brillantes discípulas, Camila Gracia, como a su madre en el mundo de la jota. Y esa familia ha seguido creciendo. De esas hondas raíces, han surgido otros dos grandes talentos, Elena Casaña, natural de Albalatillo, y Javier Badules, de San Lorenzo del Flumen, que ya son dos veces ‘extraordinarios’.

Ambos cantadores volvieron a levantar al público de sus asientos en el último Certamen Oficial de Jota de Zaragoza. Y, al igual que en 2017, se hicieron con el premio Extraordinario. Badules se convirtió en el primer bicampeón de la provincia de Huesca y Casaña igualó a Inés Martínez. Detrás de este segundo título hay muchas horas de trabajo y esfuerzo, que remataron con "serenidad y aplomo", explica Badules, que atribuye su templanza sobre el escenario al que llega "con el único afán de superarse a sí mismo y potenciar sus virtudes". Y es que, tal y como añade Casaña, "salimos a disfrutar". Ambos tuvieron como primer maestro a José Antonio Villellas, que aprendió de la gran Camila Gracia, de la que heredó un estilo puro y valiente. "A mí la jota me gusta brava y que emocione", señala Casaña, que se define como una jotera clásica, de voz limpia y fuerte. También Badules se mueve en el mismo estilo. Ambos han crecido al abrigo de la agrupación folclórica Aires Monegrinos y, con los años, han pasado de alumnos a profesores y han terminado superando a su primer maestro. Ahora, se forman con otros dos grandes de la jota. Casaña recibe clases de Laura Martín y Badules de Nacho del Río.